20 Octubre, 2021 Cristo News / Recursos Bíblicos – Provisión Diaria – Vida Cristiana – Actualidad

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia. 2 Timoteo 3:16 RVR1960 / Cristo News

Cristo News – By Juvenal Cubillán

La Palabra de Dios

Efesios 4:32 NVI

Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.

Comentario sobre esta provisión

Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros: El nuevo hombre busca mostrar la misma bondad, ternura y perdón a los demás que Dios le muestra. Si tratamos a los demás como Dios nos trata a nosotros, cumpliremos todo lo que Pablo nos dijo que hiciéramos en este capítulo.

Como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo: Nuestro perdón a los demás sigue el modelo del perdón de Jesús hacia nosotros. Cuando pensamos en la manera asombrosa en que Dios nos perdona, es vergonzoso que retengamos el perdón de aquellos que nos han hecho mal.

·Dios retiene su ira por mucho tiempo hasta que perdona. Él nos soporta durante mucho tiempo aunque lo provoquemos con dureza.

·Dios se acerca a las personas con con corazón corrompido para cortejarlas hacia Él e intenta reconciliarse con las personas ímpias y necias.

·Dios siempre da el primer paso en el perdón, tratando de reconciliarse aunque la parte culpable no esté interesada en el perdón.

·Dios perdona nuestro pecado sabiendo que pecaremos de nuevo, a menudo exactamente de la misma manera.

·El perdón de Dios es tan completo y glorioso que otorga la adopción a esos que antes fueron ofensores.

·Dios, en Su perdón, cargó con todo el castigo por el mal que hicimos contra Él. Siendo inocente, cargó con toda nuestra culpa.

·Dios sigue acercándose al hombre en busca de reconciliación incluso cuando el hombre lo rechaza una y otra vez.

·Dios no requiere un período de prueba para recibir Su perdón.

·El perdón de Dios ofrece restauración y honor completos. Él ama, adopta, honra y se asocia con aquellos que alguna vez le hicieron daño.

·Dios pone su confianza en nosotros y nos invita a trabajar con él como colaboradores cuando nos perdona.

La antigua versión King James lo expresa así: así como Dios, por amor de Cristo, te ha perdonado. Esto nos da la seguridad del perdón –que es por el amor de Cristo. “Dios, por amor de Cristo, te ha perdonado. Aférrate a esa gran verdad y mantenla, aunque todos los demonios en el infierno te rujan. Aférrate como con una mano de acero; agárrala como a tu vida: ‘Dios, por amor de Cristo, me ha perdonado’ – que cada uno de nosotros pueda decir eso. No sentiremos la dulzura divina y la fuerza del texto a menos que podamos convertirlo en un asunto personal por medio del Espíritu Santo”. (Spurgeon)

“Si alguno aquí que es cristiano encuentra dificultad para perdonar, le voy a dar tres palabras que lo ayudarán de maravilla. Las pondría en la boca del buen hombre. Te las di hace un momento y te pedí que obtuvieras su dulzura; aquí están de nuevo! ‘Por amor de Cristo’. ¿No se puede perdonar a un delincuente por ese motivo?”. (Spurgeon)

El perdón es la esencia de la fe cristiana. Como hemos recibido el regalo del perdón de Dios, debemos de vivir una vida perdonadora. Cuando Jesús nos enseñó a orar, El incluyó palabras perdonadoras en Mateo 6:12, “Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.”

Debemos amar, en vez de odiar. Debemos ser bondadosas y gentiles, en vez de andar molestos y resentidos. Recordando lo que Dios hizo por nosotros, a través de Cristo, nos debe de motivar a vivir una vida de perdón. Esto incluye perdonar a aquellos que nos han hecho daño o nos han fallado.

Las reacciones humanas naturales pueden ser la venganza, la ira, la amargura o incluso la decepción. A menudo nos protegemos por apartarnos del infractor. 

Muchas veces, cuando la víctima ha sufrido un trauma, el abuso y el estrés emocional, es importante que la víctima permanezca separada del agresor durante largos períodos de tiempo y, a veces incluso de forma permanente. 

Como cristianos nacidos de nuevo, tenemos que acercarnos a los que han pecado contra nosotros con una actitud de gracia, cautela y santa sabiduría que sólo el Espíritu Santo nos puede proporcionar. 

Dios nos ha dicho que perdonemos nuestros abusadores y agresores.

Perdonamos a los demás porque nosotros mismos hemos sido perdonados. El perdón es la liberación de nuestra ira y la condenación a favor de estas cosas: 

El perdón significa una magistral decisión

  • Orar por aquellos que tienen malas intenciones contra nosotros (Mateo 5:44),
  • Ser lleno de amor que es posible sólo cuando realmente permanecemos en Cristo (Salmo 86:5),
  • Nunca vengar a nosotros, pero dejarlo en las hábiles manos de Dios (Romanos 12:18-19). Sin embargo, tenemos el derecho dado por Dios para protegernos a nosotros mismos, a nuestros niños y personas inocentes que no pueden protegerse a sí mismos de los infractores.
  • Hacer el bien a aquellos que nunca hacen el bien para nosotros (Lucas 6:27 -28),
  • Observar nuestra propia vida y asegurar que no somos culpables de los mismos pecados que han sido cometido contra nosotros (Lucas 17:3).

Fuente: Biblia Nueva Versión Internacional / Biblia Versión Reina Valera 1960 / Concordancia Exhaustiva James Strong

Con información de:

https://mvmspanish.wordpress.com/2015/06/02/antes-sed-bondadosos-unos-con-otros-efesios-432/

https://www.carmencamino.com/index.php/ensenanza/devocionales-en-texto/339-perdon-o-amargura-efesios-4-32

https://www.bibliaya.com/version-rvs-efesios-4

https://www.biblegateway.com/passage/?search=Efesios+4%3A31-32&version=NVI

https://es.enduringword.com/comentario-biblico/efesios-4/

Compartir: