10 Julio, 2021 Cristo News / Recursos bíblicos – Provisión Diaria

Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia.
2 Timoteo 3:16 RVR1960 / Cristo News

La Palabra de Dios

1 Juan 1:9 RVR1960

Pero si reconocemos ante Dios que hemos pecado, podemos estar seguros de que él, que es justo, nos perdonará y nos limpiará de toda maldad.

Comentario sobre esta provisión

Si confesamos nuestros pecados: Aunque el pecado está presente, no necesita permanecer como un obstáculo para nuestra relación con Dios – podemos ser totalmente limpios (de toda maldad) conforme confesamos nuestros pecados.

Confesar significa “decir lo mismo que.” Cuando confesamos nuestro pecado, estamos dispuestos a decir (y creer) lo mismo que Dios dice sobre nuestro pecado. La historia de Jesús acerca del hombre religioso y el pecador quienes oraban delante de Dios lo ilustra; El fariseo presumía de lo justo que era mientras que el pecador sólo decía Dios sé propicio a mí, pecador. (Lucas 28.10-14) Aquel que confesó su pecado era el que estaba de acuerdo con Dios sobre lo malo que era.

Confesar es un verbo en el tiempo presente; lo cual significa que debemos continuamente confesar nuestro pecado – en lugar de referirnos a “una-vez-es-suficiente” confesión de pecado al momento de convertirnos.

Confesar viene de dos palabras griegas, “homos”, que significa “lo mismo”, y “lego”, que significa“habla.” Así que, poniendo las dos palabras juntas significa, “hablar la misma cosa.” “Indica estar de acuerdo”, “o admitir algo.”

Confesar nuestros pecados significa que estamos diciendo lo mismo que Dios dice acerca del pecado. ¡Es estar de acuerdo con Dios — que nuestros pecados son malos y que necesitamos abandonarlos. Una verdadera confesión es llamar al pecado lo mismo que Dios lo llama – ya fuere , envidia, celos, lujuria, odio, engaño, codicia.

Confesar” en el Nuevo Testamento

Ahora bien, bíblicamente de acuerdo a la Concordancia Strong, confesar es la palabra griega homologe (G3670) que significa asentir, reconocimiento. También profesar, prometer, declarar, hacer.

Pero lo más impresionante, que la palabra griega para pecado es hamartia (Strong G266) que significa “Errar al blanco”. También connota que el “pecado” como un “un poder que somete al hombre” lo tiene bajo su domino lo cual le hace errar, yerra constantemente cuando esta bajo su influencia.

No es necesario ir a un confesionario para declarar nuestros pecados. Cuando somos bautizados, estamos confesando nuestro pecado al decir que necesitamos ser limpiados y nacer de nuevo. Cuando recibimos comunión, confesamos nuestro pecado al decir que necesitamos la obra de Jesús en la cruz para ser purificados. Pero, por supuesto, necesitamos confesar nuestro pecado de la manera más directa: admitiéndole a Dios que lo que hemos hecho es pecado, y pidiendo su perdón divino, basado en lo que Jesús hizo en la cruz por nosotros.

iv. Nuestros pecados no son perdonados porque los confesemos, si éste fuera el caso – si el perdón del pecado pudiera llegar sólo cuando hubiese confesión – entonces todos seríamos condenados, ya que sería imposible que pudiésemos confesar cada pecado que hemos cometido. Somos perdonados porque nuestro castigo fue puesto sobre Jesús, somos limpiados por su Sangre.

Sin embargo, la confesión sigue siendo vital para una comunión con Dios, y en este contexto es en el que Juan habla. Conforme Dios nos redarguye del pecado que está estorbando nuestra comunión con Él, debemos confesar, recibir perdón y ser limpiados para que nuestra comunión con Dios continúe sin estorbo.

La confesión debe de ser personal; si decimos, “Dios, si hemos cometido algún error, perdónanos,” eso no es confesión porque no es convincente (al decir “si hemos cometido”), no es personal (al decir “si hemos), no es específica (al decir “si hemos cometido algún”) y no es honesta (al decir “error”).

Él es fiel y justo para perdonarnos: Por la obra de Jesús, la justicia de Dios es nuestra amiga – asegurándonos de que seremos perdonados porque Jesús pagó la culpa de nuestro pecado. Dios está siendo fiel y justo para perdonarnos a la luz de Jesús.

“El texto simplemente significa esto: Trata a Dios con sinceridad y Él te tratará con sinceridad. No tengas pretensiones delante de Dios, desnuda tu alma, déjale verla tal cual es, y entonces él será fiel y justo para perdonar tus pecados y limpiarte de toda maldad.” (Spurgeon)

La promesa de 1 Juan 1:9 no debe dirigirnos hacia el pecado diciendo, “Hey, voy a pecar porque Dios me perdonará.” Debe guiarnos lejos del pecado, sabiendo que Dios es fiel y justo para perdonar nuestros pecados porque la ira que merecíamos fue derramada sobre el pecado. Cada pecado lleva su propia medida de ira, entonces hay un sentido en el que cada pecado que cometemos aumenta la agonía de Jesús en la cruz.

No hay mejor evidencia de que una persona está fuera de la comunión con Dios que cuando comete o piensa cometer pecado pensando, “Después pido perdón.” Como Dios es luz y en Él no hay ninguna oscuridad, podemos estar seguros que la persona que comete pecado pensando de esta manera no tiene comunión con Dios.

Si decimos que no tenemos pecado: Si negamos la presencia de pecado, nos estamos engañando a nosotros mismos y estamos negando la palabra de Dios. Sin embargo, aunque el pecado siempre está presente, también lo está el remedio – por lo tanto, el pecado nunca necesita ser un estorbo para nuestra comunión con Dios.

La idea de que su palabra no está en nosotros está relacionada con la idea de que Jesús es la Palabra de Vida (1 Juan 1:1) si nos rehusamos a ver el pecado en nosotros, mostramos que Jesús no está en nosotros.

“Ningún hombre fue echado fuera del reino de Dios por su maldad confesada; pero muchos lo son por su supuesta bondad.” (Trapp)

Fuente: Biblia Versión Reina Valera 1960 / Concordancia Eshaustiva James Strong

Con información de:

https://www.carmencamino.com/index.php/ensenanza/devocionales-en-texto/293-perdonados-1-juan-1-9

https://www.bibliaya.com/buscar-G266-chg

https://es.enduringword.com/comentario-biblico/1-juan-1/

Compartir: